Regresa el otoño y con él los días grises, tristones y melancólicos.
También el molesto viento que te golpea con fuerza.
Y como no podría ser de otra manera, vuelven las lluvias casi constantes.
Puede parecer un escenario poco alentador, lo se, pero para los que nos gusta ver, oír y sentir la lluvia, es un gustazo poder estar aquí. (Siempre el vaso medio lleno)
Coger la bici y pasear por las mojadas calles de la ciudad bordeando los canales.
Dejarte perder por los caminos de los parques mientras percibes el olor a tierra mojada.
Parar, bajar de la bici y abrir los brazos mirando hacia el cielo y de ese modo, sentir como te golpean sus frías gotas.
Llegar a casa calado hasta los huesos.
Quitarte la ropa mojada y ducharte con agua muy caliente.
Más tarde, tomarte a sorbos un café ardiendo mientras contemplas como sigue lloviendo tras la ventana.
Pensar en las mil y una historias que te quiere contar la lluvia.
Historias alegres.
Historias tristes.
Algunas ficticias otras reales.
Pero todas emotivas.
Y sí, también añorar a los tuyos y tener ganas de volver pronto.
Así nació “Autumn rain” (Lluvia de otoño)
Espero la disfrutéis tanto como yo creándola.
Tomaros un respiro, poneros unos cascos y dejaros llevar allí donde quiera la lluvia.